Pierrot se despertó exaltado en medio de su noche. Se incorporó y corrió asustado hacia el espejo. “Ese no es mi rostro.” – se dijo. “No merece una sola de mis miradas.” Se dió media vuelta y volvió a la cama decidido a seguir soñando hasta recuperar cada facción de su rostro perdido.

Los comentarios están cerrados