Como es Lunes por la mañana y necesito una descarga de buen rollito para no caer en la más absoluta de las depresiones vitales tan tí­picas de los Lunes, he decidido volver un poco atrás en el tiempo (hasta 1980) para escuchar uno de los himnos por excelencia del buen rollito. ínimo, sólo quedan 5 dí­as para el Viernes, jeje.

Imagen de previsualización de YouTube

Desafortunadamente, el ví­deo no incluye la introducción de la canción. Trataremos de paliar tan inexcusable omisión con la transcripción de la misma.

«Your Plymouth dealer is the Dealing Man, yeah, yeah. Dealing Man.

– I’m a Plymouth dealer, a dealin’ man, and right now I’m giving the best deal ever on that new Plymouth Bacarruda.

– Hey, man, the name of the Plymouth fastback is the Barracuda.
– I can’t pronounce Bacarruda.

– Yeah but, look man, try this… Say Ba.
– Ba.

– Ra.
– Ra.

– Cu.
– Cu.

– Da.
– Da.

– Now put it all together!!!
– Ba-Ba-Ra-Ra-Cu-Cu-Da-Da!!!

– Ah, well, it ain’t Barracuda, man, but I think we got a hit record.

Genial 8)

*** Aquí­ dice una palabra que no entiendo. Si alguien sabe qué palabra es, que me la sople (la palabra, jeje) en un comentario, please. Thx in advance.

[Update] Ya está, dice «that new».


Hay 9 comentarios

  1. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 11:18

    jusjusjus, nunca he podido evitar una sonrisa cada vez que he oí­do esta canción, gracias por el ví­deo :0)

  2. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 15:29

    Creo que el anuncio era un anuncio spot radiofónico antiguo real, ¿no?, no estoy seguro… el coche desde luego sí­ que lo era, toda una leyenda. Aquí­ documentan las series de tv en que ha salido, las pelis y hasta los videojuegos… ah, y los propietarios tienen un webring :0)
    http://en.wikipedia.org/wiki/Plymouth_Barracuda

  3. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 15:31

    Por lo visto incluso uno de los personajes de Cars es un Plymouth Barracuda… impresionante :0)

  4. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 16:13

    Por cierto, tengo ese vinilo original, jusjusjus, comprado hace eones en Escridiscos de importación… no creo que haya muchos en Madrid ;0)

  5. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 17:13

    Según tengo entendido era un anuncio radiofónico real de un distribuidor de Plymouth. Cuando era niño pensaba que estaba sacado de los Picapiedra o algo así­, jeje.

    Por cierto, ya ni me acordaba de Escridiscos. Te acordarás de Tony Martins, la Iguana, Discoplay, las bolsas amarillas de Metralleta, etc, ¿verdad?.

    Ays, qué tiempos los del vinilo. Ese sonido a huevos fritos, las agujas rayadas cada dos por tres, los discos doblados por dejarlos cerca del radiador, el colega que se llevaba tus discos y, o no te los devolví­a o te los devolví­a hechos polvo, etc. Jejeje, llámame poco romántico, pero prefiero el mp3.

    I’m a digital cowboy!!!

    8)

  6. lunes, 20 de noviembre de 2006 a las 20:35

    yo crecí­ en los dí­as del vinilo: algunos de vosotros también, el resto al menos aún sabéis de lo que hablo (una generación más y quizá será
    como hablar de los discos de pizarra). El vinilo poseí­a propiedades curiosas: añadí­a información sobre su dueño… quiero decir, a partir de un vinilo prestado, podí­as conocer algo acerca de su dueño… a ver si me explico: era un soporte sometido a desgaste por el uso; si te prestaban un elepé usado podí­as deducir algo acerca de los gustos del «prestante» a partir del estado de los cortes: los más desgastados y rallados habí­an sufrido muchas escuchas; el carácter de su dueño,
    marchoso o melancólico, tení­a cierto reflejo en el vinilo. El uso desgastada la música, como quizá desgasta todo; a veces el proceso era paralelo, en sincroní­a con la propia pérdida de magia de la canción a medida que la escuchábamos más o que nos hací­amos mayores… Se producí­an efectos incluso predecibles: si recibí­as en préstamo cierto
    elepé de los Zeppelin propiedad de tu-colega-el-guitarrista-bisoño, la
    probabilidad de encontrar casi inaudible el corte de Stairway to heaven era como del 99%… (a mí­ me ocurrió, aún lo recuerdo… yo aprendí­ a tocar esa canción sin haberla oí­do, la aprendí­ fijándome en
    otros pre-guitarristas que la tocaban; un dí­a, no recuerdo quién me prestó un doble elepé -creo que «The song remains the same»- que según la contracubierta incluí­a una versión larga en directo del susodicho temita: puffffff, ni os podéis imaginar el estado en que vení­a).

    Bueno, pero vale ya: esto no es un panegí­rico del elepé ni un ejercicio de nostalgia: yo estoy encantadí­simo con los pepetreses que suenan en mi querido chismito-que-hace-sonar-los-pepetreses y me permiten (pese a la SGAE) hacer cosas que en esa época ni hubiera soñado…

  7. martes, 21 de noviembre de 2006 a las 14:18

    Ey, qué estupenda!

    Hací­a siglos que no la escuchaba… Por cierto, yo también crecí­ entre vinilos, aunque casi todos eran de mi padre por esa época, gracias a él aprendí­a a apreciar música que jamás hubiera conocido.

    Un abrazo!

  8. julio
    martes, 21 de noviembre de 2006 a las 16:38

    Yo tambien me eduqué con vinilos, y compré vinilos y me robaron, y yo robé, y en casa ahora no se que hacer con ellos, y etc,etc..
    pero eran un coñazo, como lo eran las agujas y los platos.
    Cuando llegó el CD fue como un milagro, como un regalo de los dioses y luego, mas tarde,los mp3 y compañí­a, para que decir nada, son la perfección.

    Eso sí­, lo unico que añoro son las portadas de los L.P., esos cuadrados de 34 x34 cm., donde se desarrolló toda una especifica creatividad, y donde se lograron autenticas obras maestras del diseño y la expresión gráfica del S.XX. Unas portadas inolvidables, que me temo, ay, están perdidas para siempre.

    Ves, ya me he puesto nostálgico, y no quiero estar recordando siempre mi tiempo pasado. Venga pa´alante.

  9. martes, 21 de noviembre de 2006 a las 18:54

    Qué potitos comentarios. Se ve que el tema de los vinilos os ha tocado el corazoncito. La verdad es que tení­an mucho encanto.

    Pero, como dice Julio, hay que tirar p’alante, ¿no? Pues vamos allá. Por cierto, Iulius, me ha encando tu retrato psicológico a partir del uso del vinilo.

    :d