Esta tarde comentaba con mi amigo Sergio una canción de Chocolate Genius que a ambos nos encanta. Se trata de ‘My mom‘, una conmovedora canción que nos cuenta cómo el terrible monstruo del Alzheimer se habí­a apoderado de la madre del autor de esta preciosa canción. Una historia terrible cantada con una enorme dulzura desde lo más profundo del corazón. Sin artificios, sin efectismos, envuelta de manera sencilla en una atmósfera profundamente meláncolica y emocionante. En fin, una de la más bellas canciones que he tenido la oportunidad de disfrutar jamás.

Si eres habitual de esta página, quizá recuerdes que ya os hablé de ella hará un par de años (Pero ella no recuerda mi nombre) en una entrada anterior. Con ella pretendí­a paliar la inexcusable omisión de tan magnífica letra por parte de “la red”. Por suerte, un par de años después, me alegra ver que dicha canción ha visto reconocido su enorme valor, y actualmente es fácil encontrar cientos, sino miles, de referencias a ella en la red. Así que me alegra enormemente sentir que he contribuido a ello de alguna manera, y no he podido evitar compartir este sentimiento aquí­.

Y, para celebrarlo, no se me ocurre mejor idea que traducir (a mi manera, ya sabéis) la letra para que ampliar un poco más su difusión. Entenderéis que, una vez traducida, la letra pierde parte de su musicalidad y riqueza propia del idioma original en el que fue escrita, pero creo que el mensaje se entiende bien y de eso se trata en este momento. Sé que es muy triste, pero también es bella… triste y terriblemente bella. Espero que os guste.

😀

Imagen de previsualización de YouTube

Chocolate Genius – My mom

They’ve got five televisions in a house full of three,
look upon that fake fireplace, note the bucktoothed boy’s me
see that wood paneled room, that’s where I learnt to drink
you see that hole in the wall, that was Seagram’s I think

And that tree was a goal post, that bedroom it was a shroud
that closet it was a phonebooth, and that mirror was a crowd
see that guy with the bad knees and his heart on the sleeve,
watch him slip me ten dollars when it comes time to leave

It’s been five years and some change
and this world is gettin’ so strange
but this house smells just the same
and my mom, my sweet mom, she don’t remember my name, my mom
she can’t remember my name, my mom

I sit on the bed, I kiss her right behind the ear
she calls out for a dog that’s been dead for a year
I say “how is it going?” just like I didn’t know
I hold on the both of her hands too afraid to let go

And five times exactly, no more and no less,
she says “how you’ve been eatin’, boy?” and I say “Ok, I guess”
In this room where she made me, each day she grows weak
she flips on the “Golden girls” and the first tear hits my cheek

It’s been five years and some change
and this world is gettin’ so strange
but this old house smells just the same
and my mom, my sweet mom, she don’t remember my name
my mom, can’t remember my name, she’s my mom now,
she can’t remember my name, my mom can’t remember my name, my mom

Chocolate Genius – Mi madre

Tienen cinco televisores en una casa llena con tres.
Echa un vistazo a la falsa chimenea, fí­jate que el chico de los dientes saltones soy yo.
Mira la habitación con los paneles de madera, es donde aprendí­ a beber.
Mira el agujero en la pared, fue cosa del Seagram (Whiskey), creo recordar.

Y ese árbol era un poste de fútbol, esa habitación era un sudario.
Ese armario era una cabina de teléfono, y ese espejo era una multitud.
Fí­jate en el tipo con las rodillas malas y su corazón siempre abierto a los demás,
mira como me desliza diez dólares cuando llega la hora de irse.

Han pasado cinco años, algunas cosas han cambiado
y este mundo se está haciendo tan extraño,
pero esta casa huele exactamente igual
y mi madre, mi dulce madre, no recuerda mi nombre- mi madre
ella no puede recordar mi nombre, mi madre.

Me siento en la cama, la beso justo detras de la oreja.
Ella llama a un perro que lleva muerto un año.
Le pregunto: ‘¿Qué tal estás?’, como si no lo supiera.
Agarro sus dos manos con demasiado miedo como para soltarlas.

Y cinco veces exactamente, ni una más ni una menos,
ella me pregunta: ‘¿Estás comiendo bien, chico?’. Y le digo: ‘Sí­, eso creo’.
En esta habitación donde ella me hizo, cada dí­a ella se hace más débil.
Se gira a mirar ‘Las chicas de oro (Serie de televisión)’ mientras la primera lágrima alcanza mi mejilla.

Han pasado cinco años, algunas cosas han cambiado
y este mundo se está haciendo tan extraño,
pero esta vieja casa huele exactamente igual
y mi madre, mi dulce madre, no recuerda mi nombre- mi madre
ella no puede recordar mi nombre, mi madre, ella es mi madre,
no puede recordar mi nombre… no puede recordar mi nombre… mi madre

Hay 3 comentarios

  1. jueves, 16 de octubre de 2008 a las 14:38

    Tremenda canción y mensaje implícito.

    Me ha traido recuerdos no muy agradables, pero bueno es lo que tiene esta temática.

    Salu2!

  2. domingo, 2 de noviembre de 2008 a las 21:14

    Ya comenté el anterior post sobre esta canción. Desde ese día la he escuchado muchísimas veces. Un saludo.

  3. martes, 4 de noviembre de 2008 a las 18:18

    Pues sí, Nick. Es un tema triste, pero es parte de la vida.

    Conchy (Porsela), me alegra que te haya gustado.

    Un saludo a ambos.

    😉


¿Quieres dejar un comentario?